Beating a dead horse

.
Over the past week Spain has had enough of reading and listening, on all Spanish media, hundreds pontificating voices talking from resentment or envy, from animosity or defeatism, from mockery and even perfidy, what a ridiculous chimera it was of Madrid to run for hosting the 2020 Olympics, what an absurd idea or what a crazy aspiration; talking how Madrid could not have won or how they deserved being defeated. These backwards jinxes, these foretellers of the past and these fans of anothers’ failures have done their best to poke the embers where the hopes and illusions of millions of Spaniards still burn down, as does the work of all who fought for Madrid to win. Beating a dead horse is a symptom of little courage and too much meanness, worse yet when it’s done from the pulpit of the radio, the TV or the papers. Woe enough have those who betted on Madrid’s success, and they don’t need to be further scolded by those who, before September 13th, dared not bet for the defeat. Where were all these voices before Olympic Committee’s decision? These smartasses who, today, express their sagacity in hindsight or cock a mean snook at Madrid, where were they? None of these prophets “ex post” dared to forecast the result. But, of course, it is very easy to foresee the past.
Mean attitude have the Spanish citizens who puddle into defeatism or wish to others what they would not want for themselves.
..
Durante la pasada semana los españoles nos hemos hartado de leer y escuchar, por todos los medios de comunicación, cientos de voces pontificando, desde el rencor o la envidia, desde la animadversión o el derrotismo, desde el escarnio e incluso la perfidia, cómo la candidatura olímpica de Madrid había sido una ridícula quimera, un despropósito o una loca aspiración; cómo Madrid no podía haber ganado y cómo se mereció perder. Estos cenizos retroactivos, futurólogos del pasado e hinchas del fracaso ajeno se han dedicado a fondo a atizar los rescoldos donde aún hoy se consumen la esperanza o la ilusión de millones de españoles, y el trabajo de todos los que lucharon por conseguir que Madrid fuera sede para el 2020. Pero hacer leña del árbol caído es, me temo, síntoma de poca valentía y bastante ruindad; peor aún cuando se dispara desde el púlpito de las ondas o desde las columnas de opinión. Bastante pena tienen quienes apostaban por el éxito para que ahora vengan los que, antes del 13 de septiembre, no apostaron por la derrota, a cebarse en los despojos. ¿Dónde estaban todas esas voces antes del fallo del Comité Olímpico? Tanto enterado que hoy expresa su sagacidad a posteriori o su mezquino corte de mangas, ¿dónde se hallaba? Ninguno de estos profetas “ex post” se atrevió a pronosticar el resultado. Pero, claro, resulta muy fácil adivinar el pasado.
Lamentable actitud la de esa España que se enfanga en el derrotismo o que les desea a otros lo que no querría para sí.
.

Public health in Madrid. A disinterested strike?

.
El otro día escribí una carta a los periódicos; una de tantas que les envío. Tengo suerte y, con frecuencia, me las publican; aunque, curiosamente, no siempre escogen las de mayor relevancia. En ocasiones he visto impresas algunas de las más impopulares mientras que otras, de marcado interés común, no han llegado a superar el filtro de los jefes de redacción (pese a que cada una de ellas la envío a unos ciento veinte medios). Esto me ha servido para aprender bastante sobre los periódicos y sus intereses. Pues bien: de todas esas cartas que, enviadas, han quedado sin publicar, en pocos casos me ha sorprendido tanto la falta de eco como en el asunto que a continuación expongo.
Vaya por delante que, en un país europeo moderno como se supone que es España, me parece casi imposible, a nivel personal, no estar en contra de cualquier medida que pueda suponer la más mínima merma en su calidad. Soy el primero en cuestionar las medidas que, en este sentido, está tomando el ejecutivo madrileño, y creo que en esto estamos casi todos de acuerdo (o al menos así lo espero).

Eslóganes
Eslóganes “desinteresados”

Ahora bien: de las huelgas que he visto en mi vida, ninguna he encontrado tan engañosa -por no decir fraudulenta- como la que en estos días llevan a cabo los empleados del sector sanitario público de Madrid. Desde luego, me parece muy legítimo que, quienes teman por sus condiciones laborales o sus puestos de trabajo, acudan a un medio tan democrático como es la huelga para conservarlos; pero, por favor, que no le tomen el pelo a la gente ni quieran encandilarla como a niños: “La sanidad no se vende”, “Los recortes matan” o “Luchamos por tu salud” son el tipo de consignas que están utilizando para ganrantizarse el apoyo popular; pero estos lemas rozan, en mi opinión, lo insultante. ¡Hombre!, no ofendan la inteligencia del pueblo ni exploten el romanticismo de una supuesta cruzada altruista sin precedentes, haciéndonos creer que están inmolando sus economías domésticas (ya que su huelga les pasará factura en las nóminas de noviembre y diciembre) y luchando como mártires con el principal objetivo de salvaguardar “el derecho a la salud de todos”. Vaya por Dios, ¡qué nobleza! No digo que no haya seres humanos capaces de un gran desinterés, pero, si los hay, son -por desgracia- una ínfima minoría; y el colectivo médico, que yo sepa, no destaca especialmente por su bondad; no más que cualquier otro, al menos.
A poco que se piense, pronto se comprende que el personal sanitario no está haciendo más que pelear por lo suyo, como lo haría cualquier hijo de vecino; pero ¿cuántos de ustedes creen, de verdad, que si las medidas de privatización hubiesen venido acompañadas de mejoras salariales y laborales para cada uno de esos empleados, se habrían movilizado en esta huelga?
(Aparte, en los tiempos de graves recortes presupuestarios que corremos, con las arcas públicas bajo mínimos, no me parece de recibo que estos huelguistas hayan empapelado sus batas, los centros y los hospitales con decenas de miles de folios impresos a costa del contribuyente, agravando aún más nuestra carga tributaria. No es el montante de ese gasto, sino el gesto, lo que en este caso destaco.)
Los médicos ganan, los contribuyentes pagan.
Los médicos ganan, los contribuyentes pagan.

Pues bien: de este punto de vista no se ha hecho eco la prensa esta vez; y no por falta de gente que opine como yo, me consta. Opiniones bastante más impopulares he visto publicadas. Por eso me pregunto: ¿a qué temen ahora los medios? ¿Conservamos aún, en el siglo XXI, los restos de un temor primitivo, subconsciente y reverencial a la medicina? ¿O es que el colectivo médico tiene un poder fáctico mucho mayor del que yo le atribuía? Nunca deja uno de aprender cosas sobre la prensa y, también, la sociedad en la que vive.
..
Let me first state that, in a modern European country as Spain is supposed to be, I deem close to impossible (at a prsonal level) not to be against whatever proceedings that may entail the smallest loss in health care quality. I believe -or at least hope- that most of us would agree in this; and, in any case, I’m the first one to quarantine the measure taken by the Executive of Madrid: to privatize the management of public health services.
Slogans
“Disinterested” slogans: HEALTH CARE IS NOT FOR SALE. WE DEFEND IT.

However: of all the strikes I’ve seen in my life, none as deceptive -not to say dishonest- as the one recently undertaken by the public health workers in Madrid against that measure. Of course it’s absolutely rightful, for those who fear for their jobs or labour conditions, to go on strike in order to keep them. There’s no question that. But, please, don’t try to cheat on the rest of the citizens and kindle us like children: “The health care is not for sale”, “Spending cuts kill lives”, “We fight for your health” are the kind of slogans being used -or rather say abused- by these workers in their attempt for achieving the population’s support. These kind of slogans dwell, in my opinon, on the verge of insult: they offend our intelligence and exploit the romanticism of a presumed, unprecedented altruist crusade on humankind’s behalf. These strikers are trying to make us belive that they’re inmolating their domestic finances (as they’ll lose part of their wages during the strike) and struggling, like martyrs, just for the sake of safeguarding “our universal right for health”. How noble of them! I’m sure that there exist, here and there, some people capable of enormous disinterest; but these are, unfortunately, a meagre minority in our societies; and, as far as I know, doctors don’t outstand in this; no more than any other group, at least. So, if we think a little, it’s quite easy to understand that, with their strike, the public health staff are but defending their own interest, as any other person would; but if the privatizing measures taken by the government of Madrid would come along with wage increases and working improvements for those workers, how many among you would believe that they’d undertaken a strike “for defending our health”?
Funny enough, and despite a large share of the population realizing this, the mass media haven’t echoed such point of view. Not a single printed word I’ve read denouncing the fallacious slogans of these strikers. And this makes me wonder: what are the newspapers afraid of? Do we still retain, in XXIst century, the vestige of a primitive, subconscious and reverential fear of medicine? Or does the medical corporation have a factual power much bigger than what I thought?
.