VI. Comillas y un exclave cántabro en Vizcaya

Posted by on 16/01/2017
Kindle

Sorry, this entry is only available in Spanish.

One Response to VI. Comillas y un exclave cántabro en Vizcaya

  1. Pilar Sanchez

    Preciosa descripción y muy acertada, me encanta Cantabria, para mí es un paraíso que rezuma paz, tranquilidad, buen comer y esos días tan bonitos y húmedos que paseas mirando la playa vacía donde el mar deja sus largas olas llegar suavemente, como cansadas y relajadas por la suave brisa fresca, como el olor de su fresco mercado donde las pescateras limpian los bocartes de los compradores, caminas sin cansancio, despacio adentrándote en callejas o ruas de tapas donde matas el tiempo charlando y consumiendo un blanco o cerveza con alguna de las tapas que libremente se sirven sin necesidad de pedirla pero a la hora de pagar nombraras. Esa lluvia fina, a intervalos que consuela los días cálidos del ardiente verano lleva olor a hierva y mar, es lo que Cantabria es, mar de botarte, jurel y sardinas, campo de caseríos con sus vacas como colocadas en los verdes prados y no comprendes como no ruedan en las cuestas de los montes. El olor de leche fresca y las quesadas y sobados que en sitios como la bella Santillana del Mar ofrecen a los turistas en la calle principal con su bonito pilón con tejado antes de subir a su Iglesia de Santa Juliana de donde deriva el nombre de la Villa. Todo Cantabria es bonito, tranquilo y acogedor, siempre que llego me refresca la vista contemplarlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.