Episode 3: The beautiful Nothing

 
Antes de comenzar el viaje, al preguntar en la oficina de turismo de Reikjavik qué había entre Mývatn y Egilsstadir (o sea el cuadrante nordeste de la isla), sin pensarlo un momento el empleado nos contestó: Nada, y al cabo de unos segundos añadió: pero es una Nada muy hermosa. Bueno, pues ahora nosotros estábamos a punto de comprobarlo, y deseando hacerlo.
Era una esplendorosa mañana de sol cuando nos pusimos en camino hacia esa hermosa Nada. La chapucilla mecánica que le habíamos hecho al coche parecía lo bastante efectiva como para mantener al motor a una temperatura de funcionamiento razonable pese al frío, y esto bastaba para conservar medio templado el habitáculo; siempre y cuando, claro, no tuviésemos que afrontar nuevas ventiscas ni otras luchas contra la climatología.
En estas condiciones pasamos las primeras horas, conduciendo a través de nevados paisajes donde los cristales de hielo reflejaban el sol con violento fulgor, multiplicando su luz, resplandeciendo en un millón de destellos. Como junto al lago Ljóavatn, por ejemplo.

Ljósavatn

Otro lugar impresionante, espectacular, es Godafoss, palabra islandesa que significa catarata de los dioses. Y bueno, qiuzá los dioses de Islandia tengan preferencia por los parajes siniestros y sombríos, pero la verdad es que, para nosotros, este lúgubre rincón del mundo, que evoca una fantástica edad del hielo, habría merecido mejor llamarse catarata de los demonios.
Godafoss, las fauces de un infierno helado

Y he aquí otra de las escenas, extrañas y hermosas, con las que el invierno en Islandia puede siempre sorprender al espectador. Se trata de una vista del deshielo en un curso de agua, donde es difícil hallar una referencia. ¿De qué tamaño son los bloques? ¿Tienen un metro o un decámetro?
Comienza el deshielo

Esto parece una nebulosa de ficción contra el cielo nocturno

O como estas curiosísimas, caprichosas esculturas de nieve, que se forman con el polvo de hielo al soplar el viento a través de los barrotes del barandal. Con ellas bien podría hacerse un estudio aerodinámico.
El viento moldea la nieve en caprichosas formas

Ya pasaba del mediodía cuando llegamos al lago Mývatn, en una región volcánicamente activa en la actualidad (de las que hay varias en Islandia), que alberga unos cuantos cráteres, aguas termales superficiales y, lo más interesante, algunas áreas donde la tierra se nota caliente al tacto y despide vapores y humos azufrosos.
La superficie helada y nevada del lago Mývatn, con un cráter al fondo

Esta de arriba contrasta con la de abajo, un lago humeante que se encuentra a sólo unos quilómetros de distancia. Además de una central términa no contaminante, hay junto a él un pequeño complejo turístico; pero no hay que pagar ni un duro para darse un baño caliente en este entorno natural indescriptible.
Planta energética geotérmica en un lago de aguas esmeralda

Por desgracia, llevábamos el tiempo un poco ajustado y, si queríamos recorrer toda la isla en sólo una semana como planeábamos, no podíamos entretenernos aquí porque ya se  nos iría la tarde.
Junto a los paisajes anteriores, otros de inmaculada belleza, en los que tan pródiga es esta isla. ¿No transmite una casi irresistible serenidad este lugar?
A este lo bautizamos como “el lago de la serenidad”

He aquí la tierra humeante de la que antes hablaba, donde la nieve nunca llega a cuajarse debido al calor del suelo.
Tiera humeante

En esta parte de la carretera anular, yendo en el sentido de las agujas del reloj, el pequeño complejo turístico del lago Mývatn es el último enclave habitado –y quizá habitable– sobre esta hostil isla volcánica de geología única en el planeta; y resulta impresionante el contraste que se experimenta entre la blanda tierra y las amables aguas cálidas de las proximidades del lago, por un lado, y los yermos, rocosos y desolados páramos que se extienden más allá: son ciento setenta y cinco quilómetros desiertos, sin más que lava, nieve, rocas y témpanos: esto es la hermosa Nada; la sobrecogedora belleza de un desierto helado.
La hermosa Nada

Y fue en esta hermosa Nada donde tuvimos nuestra cuota de aventura ese día.
Según avanzaba la tarde, el cielo iba nublándose y oscureciéndose. El casi infalible Servicio Meteorológico islandés había pronosticado alguna nevada débil en la región, aunque las zonas más altas son muy impredecibles; y como la mayor parte de la carretera en este cuadrante discurre por tierras altas, a medida que avanzábamos íbamos inspeccionando lo más detalladamente posible las curvas de nivel en el mapa con objeto de identificar los puertos y saber dónde habría más peligro de ventiscas. Vigilábamos cada metro de subida o bajada, temerosos de que nos cogiera otra nevasca como la del primer día o, simplemente, de quedarnos atrapados en algún montículo de nieve apilada por el viento, sobre todo teniendo en cuenta que, al contrario que el primer día, este tramo no tiene casi ningún tráfico. Muy pocos islandeses se aventuran a pasar por aquí, ya que aquí nada hay; y no podríamos, pues, contar con ninguna ayuda en caso de problemas. Perspectiva poco halagüeña, pues quedarse atascado en mitad de la Nada (por muy hermosa que sea) en tales circunstancias podría tener muy desagradables consecuencias.
Dos días atrás habíamos aprendido una lección de extrema importancia: por regiones muy frías se debe repostar siempre que se pueda, llevando el depósito lo más lleno posible. Así, si uno se ve obligado a pasar la noche en la carretera, puede al menos calentarse con el motor hasta que llegue algún rescate. Pero en esta ocasión fue otro problema el que  nos surgió, y de él extrajimos también la correspondiente enseñanza, como se verá.
Hielo, roca y agua, los únicos amos de esta tierra

Sabíamos que teníamos que pasar por dos puertos de montaña, aunque no supiésemos a ciencia cierta sus altitudes. Cuando nos acercábamos al primero, el viento empezó a arreciar y a pulverizar la nieve del terreno sobre la carretera, a rachas que semejan una tormenta de arena, lo cual ofrece siempre un espectáculo tan imponente a la vista como escalofriante al espíritu; y pronto empezamos a encontrar los consabidos montículos de nieve en algunas partes del firme, aquí y allá. Cada vez que uno de éstos se interponía en nuestro camino se nos encogía el corazón, pues bien habíamos aprendido a temerlos en nuestro primer día de viaje. Lo que los hace tan temibles no es tanto su tamaño o extensión, ya que a menudo no cubren todo el ancho de la carretera y puede hallarse algún paso, sino su impredecibilidad: pueden formarse y aparecer en cualquier parte, a la vuelta de una curva, en un tramo de niebla o detrás de una racha de viento cargada de nieve. En condiciones de luz muy difusa, como es frecuente cuando está uno inmerso en una densa nevada, las formas cubiertas por este blanco elemento pierden todo relieve y, aunque parezca increíble, no pueden distinguirse a la vista en absoluto; el ojo se queda sin referencias, como una sobrevenida ceguera: si no es por el tacto, no hay modo de saber qué está cerca o lejos, cuán alto es un cúmulo de nieve, qué hay detrás o delante, qué ondulaciones tiene el terreno; incluso ni siquiera se conoce la frontera entre el suelo y el aire, dónde acaba el elemento gaseoso y comienza el sólido; todo lo que el ojo puede percibir es una cortina blanca uniforme. Es la ceguera de la nieve. Y esa es la razón por la que no hay foto de este momento.

Tras un largo rato de angustia conduciendo de esta guisa, sentimos no poco alivio al advertir que ya íbamos cuesta abajo, y lo celebramos con chistes y nerviosas risas de júbilo: el primer puerto quedaba atrás. Sólo nos quedaba uno por salvar, y después alcanzaríamos la costa y con ella, presumiblemente, el final de nuestro cupo de aprensiones para ese día. El segundo puerto era, además, menos alto que el primero, y aunque no supiésemos cuánto ni nos fuera posible hacer un pronóstico sobre su estado, estadísticamente al menos las probabilidades de encontrarnos allí con problemas eran menores.
Y parece ser que tal aproximación estadística fue, al menos por esta vez, acertada, porque sobrepasamos el puerto sin mayor contratiempo, aunque sólo pudimos respirar verdaderamente aliviados cuando, por fin, vinos el azul oscuro del mar tras una curva. Entonces sí que dimos pábulo a nuestra alegría.
Pero no nos duró mucho, porque fue entonces cuando un chivato rojo se encendió en el salpicadero advirtiéndonos de que algo importante acababa de estropearse en aquel astroso cochecillo; era el chivato del alternador indicando falta de carga. Probablemente se había ido la correa, en cuyo caso el suministro eléctrico para las luces y las bujías se tomaba de lo almacenado en la batería, que, no teniendo cómo reponer su carga, empezaría a agotarse inexorablemente. En otras palabras: a partir de ahora el motor funcionaría sólo durante un período de tiempo bastante limitado, hasta que la batería se descargase del todo. A partir de ahí, el silencio, la oscuridad y el frío serían los únicos señores. Una perspectiva muy poco halagüeña.
Ahora bien, ¿a cuánto ascendía ese tiempo bastante limitado? Estimé que entre quince minutos como poco y una hora como mucho, pero no supe hacer un pronóstico más preciso. Para aquella tarde habíamos proyectado llegar a Reydarfjördur, donde hay un albergue de precio asequible; pero eso quedaba aún a cincuenta quilómetros de distancia, lo cual, al lento ritmo impuesto por las condiciones climáticas y por la carretera significaba cerca de una hora. Podíamos arriesgarnos, pera era demasiado azaroso; quizá no pudiésemos llegar tan lejos, si la batería se nos agotaba antes; y entonces sí que tendríamos un serio problema, Houston. De hecho, concluimos que nos podíamos dar con un canto en los dientes si el asunto nos daba para llegar a la localidad más cercana, Egilsstadir, a unos quince quilómetros. Así que eso resolvimos.
Para mejor garantía de alcanzar esta cercana meta, y pese a que el crepúsculo se aproximaba por el este, optamos por apagar las luces de posición, ahorrándonos así algo de fluido eléctrico; y de este modo precario condujimos, con el ánimo sombrío; esperando la suerte y preparándonos para el infortunio.
Lo primero llegó antes; la suerte, quiero decir, pues al cabo de quince minutos cruzábamos ya el puente de Fellabaer y enfilábamos la recta que lleva hacia las luces de Egilsstadir. ¡Estábamos a salvo!
Ahora bien, nos quedaba aún por saber dónde íbamos a alojarnos y cómo repararíamos el coche el día siguiente. Aun a riesgo de no poder volver a arrancar el motor, dado el fuerte tirón de corriente que necesita el arranque, aparcamos junto a un supermercado para echar un vistazo bajo el capó y valorar los daños. Nos bastaron cinco segundos para confirmar la avería: el alternador había perdido la correa por el camino. No pudimos evitar hacer ciertos cálculos: a juzgar por lo cochambroso que estaba el coche y teniendo en cuenta lo mucho que el frío preserva al caucho, quizá no habían cambiado la correa en los últimos… ciento cincuenta mil quilómetros; más aún: quizá no la hubiesen sustituido nunca en la vida del vehículo. Era una inaceptable falta de responsabilidad por parte de la compañía de alquiler, aunque fuese la más barata del país. Esto nos cabreó tanto que hasta consideramos la posibilidad de dejar el coche en una cuneta; en cualquier caso, se imponía una conversación muy seria con el encargado, si no una denuncia en toda regla.
Mientras tanto, nos acercamos hasta la gasolinera del pueblo para preguntar por algún taller mecánico y también algún alojamiento. Aquí nos sonrió la suerte, pues a sólo tres minutos había dos hostales y dos talleres. Mirando las cosas objetivamente, había que admitir que habíamos sido afortunados, ya que Egilsstadir resultó ser el único pueblo con servicios en trescientos quilómetros a la redonda; si había un lugar donde podíamos encontrar mecánico y piezas de repuesto, allí habíamos ido a parar. Dadas las circunstancias, no se le podía pedir más a Fortuna. Aunque se nos había chafado el plan original de viaje, al menos habíamos salvado el día.
Cuando hablamos por teléfono con el dueño del coche, en vista de nuestra indignación aceptó pagarnos el alojamiento aquella noche, que era en realidad lo menos que podía hacer. Con este asunto resuelto, y encontrado que hubimos uno de los talleres del pueblo (casualmente, justo en las traseras del edificio donde estaba nuestro hospedaje), ya pudimos dedicar el resto de la tarde a nosotros mismos. Cenamos una sabrosa y nutritiva sopa de champiñones, nos dimos una larga caminata por la carretera (sin cruzarnos con un sólo coche, lo que daba una idea del escasísimo tráfico en esa parte de la isla) y nos tomamos una merecida cerveza en la limpia y ordenada quietud de nuestro albergue, tras comprobar que el único bar abierto del pueblo estaba desierto.
Pese a los momentos de aflicción pasados y el fastidio de no haber podido visitar Eydarfjördur como teníamos proyectado, no podíamos dejar de felicitarnos por lo bien que habían ido las cosas y por nuestra relativa suerte.

capítulo anterior | capítulo siguiente

 
On asking the employee in the Reykjavik tourist office what there is between Mývatn and Egilsstadir, i.e. the upper leftt quarter of the island, he had quickly replied: Nothing; and then added: but it’s a beautiful Nothing. And it was a splendent sunny morning when we set forth for this beautiful Nothing.
Though far from being perfect, the repair job we had done to the car was effective enough to keep the engine at a reasonable temperature despite the cold outside, and this sufficed to keep us reasonably warm inside–as far as there were no blizzards nor fights against the snow. In this way we drove for some hours throughout whitey landscapes, the ice crystals reflecting with violent radiance and one million shines all the light of the gleaming sun above.

Ljósavatn

Godafoss means waterfall of the gods. Well, perhaps the Icelandic gods have a preference for dreary and sinister whereabouts, but to us this dismal ice-age corner of the world could have rather been named waterfall of the demons.
Godafoss, the ice hell-mouth

Oh!, sorry: this is an old picture of the same place, I confess. But I don’t want to cheat on the reader. By the time we arrived to Godafoss this day, this is more how it looked:
Godafoss under the sun

Icelandic winter never stops surprising the beholder with bizarre exhibitions:
Spring thaw

Fanciful snow shapes worked by the wind

Ice nebulose

It wasn’t until mid afternoon that we arrived to the active volcanic region of lake Mývatn, with its craters, steaming grounds and geothermal waters. At this time of the year, the lake is frozen.
Lake Mývatn (snow covered) and a crater behind

But only at some kilometres’ distance we found quite a different type of lake, steaming and perfect for a bath in a natural hot-tub:
Geothermal emerald-blue lake and power plant

And in Iceland there is always natural beauty beyond every turn of the road:
The pond of serenity, as we baptised it

Also we saw some shows of the power underneath:
Steaming ground, hot to the touch, never covered by ice

Along the Ring Road, driving clockwise, lake Mývatn resort is the last enclave Icelanders have gained to the hostile volcanic island; and there is a dramatic contrast between the life-rich soil and warm enjoyable waters, to the west, and the barren, desolate stony highlands that lay beyond, to the east: one hundred miles of just lava, snow, rocks and icy waters: the beautiful Nothing. The inmense grandiosity of the white desert.
The beautiful nothing

And it was in this beautiful Nothing where we had our share of adventure that day. As the afternoon was going by, the sky got darker and cloudier. The infallible Icelandic Weather Service had forecasted some light snowfall for the region, and as most of the road runs along highlands, while driving we pored over the mountain passes in our map, accounting every single metre we gained in altitude, afraid of being caught in another of those terrible blizzards like our first day, or simply afraid of getting trapped in any of the many sudden snow heaps along the road. Taking into account that virtually no trafic goes that way, getting stuck in the middle of nothing (no matter how beautiful this Nothing is) could have tragic consequences. Well, at least we had learnt a vital lesson two days ago: to always drive with a full tank in chill weather, so as to, in the case of an accident forcing us to spend the night onto the wild, we could at least leave the engine running and thus have some heating.

There were two passes we had to go past, though we didn’t know exactly how high, our map not providing detailed information. When approaching the first, the wind got stronger–as expected–and we saw again the awesome but dreary sight of dry snowdust blown across the road, and soon we came by the first snow heaps on the road shoulders, when not right in the middle of the pavement, which shrunk our hearts every time. What makes them so fearful is not so much their size or scope–as most of them sit on one side of the road and cars can drive past the mounds pulling to the other side–but their unpredictability: you can find them anywhere: round a bend, behind a foggy stretch or–the easiest–camouflaged with the rest of the white or even the snowfall itself: in conditions of very diffused light, shapes totally lose their reliefs and our sight can’t have any reference; it’s like becoming blind, our sight sense gets completely fooled and all our eyes can perceive is a uniform depthless curtain.

Ice, rock and water, the only masters of this land

And, as such was the case, for an anguished while we drove with extreme care, and our nerves only got some relief when we noticed the car was rolling downhill, which meant less chances of back luck. So we congratulated ourselves and felt in the mood for even joking. First challenge passed! Now if we could only get over the next mountain pass, the worst stretch of the evening–and our fears for that day–would be gone, because after that there was the coast, with better temperature and way less dangers. Or so we thought, at least. Also we had some reason for optimism, because–according to our map–the next pass, second and last one of the day, was lower than the first. And indeed we drove it without any further drawbacks; so when we finally saw the dark-blue ocean after a turn of the road we really gave vent to our relief, celebrating our success with almost hysterical expressions of joy.
But this wouldn’t last long, because soon afterwards an indicator in the dashboard started flasihng red, telling us that something important had got broken again in that crappy Polo: it was the alternator lamp, meaning it was not generating electricity. When this happens, the only electrical supply for the car lights and engine spark plugs to work comes from the the power accumulated in the battery, but as this is not getting recharged, there is only a limited time for everything to keep running before–once the accumulator gets drained–total comma of the car occurs; and then comes the freezing cold, and darkness befalls…
And how long is this limited time? We didn’t know. My guess was: no less than fifteen minutes and no more than one hour; but really, no clue. Our scheduled destination for that day was Reydarfjördur, where there is an affordable youth hostel; but that town was fifty kilometres away, which–considering the slow average speed we could make on such roads–meant a one hour drive, more or less. We might risk it, but it was too hazardous, as we didn’t have any guarantee the battery would last that much. So, we ought to give up on Reydarfjördur. Actually we’d be lucky if we just could get to the nearest town, Egilsstadir, around fifteen kilometres from our position. So we switched off the headlights–despite dusk was getting closer–lest they helped drain the battery too fast, and we gloomily (pun intended) drove on, yet hoping for the best.
Fifteen minutes later we were crossing the bridge in Fellabaer and headed the long straight leading to the street lights of Egilsstadir. We were reasonably safe for that evening.
But what then? Deliberating about our next steps on a running engine meant wasting precious electrical watts we might need afterwards; but on the other hand, stopping the engine might mean even more watts later on, as every time you trigger the starter it sucks the battery badly. Whatever we were to do was to be decided now, without delay. So, well, we pulled the car by a supermarket’s lot and stopped it there, took a look under the hood and needed only five seconds to spot the breakdown: the alternator belt was gone. Considering how long cold climates preserve belts’ rubber, the thought came to me that it probably had not been replaced for over at least one hundred thousand miles; actually, perhaps it had never been replaced during the whole car’s lifespan. How irresponsible! We were totally mad at the company, and our first impulse was to dump the car to the ditch and leave it there. Definitely, some very serious talk with the manager was required, if not a full denounce in the nearest police station.
On the other hand, looking at it from a positive perspective, we have to admit we had been very lucky. According to our travel book, Egilsstadir was the service town for east Iceland. So, if there was a place where we could find a mechanic and spare parts, it was Egilsstadir. Therefore we had had the breakdown in the best possible spot of the road that day (if there is any good spot for a breakdown). And indeed, when we walked to a nearby petrol station, the tender told us that there were two guesthouses and two car workshops at a three minutes’ walk from there. Yes, that was lucky, and we couldn’t have asked for more. One of the guesthouses was located in the same building as one of the workshops; so we took a room and telephoned the rental car guy, who upon our complaints agreed on paying for our accomodation that night (and of course the repair); which was the least he could do, honestly.
Thus arranged, and though a bit frustrated for the dire straits we had gone through, we devoted the rest of the evening to tranquilly enjoying ourselves the best we could. We first ate a tasty and nourishing mushroom soup for dinner, then took a very long walk along the road in the still night, and finally drunk a couple of well deserved beers in the clean quietness of our room, after popping in and out the local bar, which was desertic. Despite all and the nuisance of not being able to visit Eydarfjördur, we couldn’t stop congratulating ourselves for our really good luck. Another relatively happy end to an eventful day.

previous chapter | next chapter

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *